¿Qué es el cutting (hacerse cortes)?

El cutting (también conocido como autolesión no suicida o autolesión deliberada) es un comportamiento autodestructivo en el que una persona se hace daño a sí misma de forma intencional y repetida. Esto se hace mediante la utilización de objetos punzantes, como cuchillos, navajas, tijeras u objetos cortantes para cortarse la piel, o mediante otras formas de autolesión, como quemarse, golpearse o arrancarse el pelo.

¿Qué es el cutting? Mi hijo/a se autolesiona - Blog de psicología

El cutting a menudo se asocia con problemas emocionales, como depresión, ansiedad, trastornos de personalidad, abuso sexual o trauma emocional. La autolesión puede proporcionar un alivio temporal a los sentimientos abrumadores, dolor emocional o sensación de vacío, pero puede llevar a consecuencias físicas y psicológicas graves. Si bien el cutting puede ser difícil de comprender para aquellos que no lo han experimentado, es importante reconocer que es un problema real y que las personas que lo sufren necesitan ayuda profesional. Si tú o alguien que conoces está experimentando autolesiones, es importante buscar ayuda de un profesional de la salud mental capacitado.

¿A qué edad es más común el cutting?

El cutting puede ocurrir en cualquier edad, género, raza o grupo socioeconómico, pero es más común en adolescentes y adultos jóvenes. Se estima que el 15% de los adolescentes y jóvenes adultos han experimentado algún tipo de autolesión en algún momento de sus vidas.

El cutting se suele presentar por primera vez en la adolescencia, generalmente entre los 12 y los 15 años, aunque puede ocurrir en cualquier edad. Los adolescentes que experimentan problemas emocionales, como depresión, ansiedad, trastornos de personalidad, abuso sexual o trauma emocional, pueden ser más propensos a experimentar autolesiones.

Es importante señalar que el cutting no es un comportamiento típico de la adolescencia y puede ser un signo de problemas emocionales subyacentes que necesitan ser abordados por un profesional de la salud mental capacitado.

Cómo ayudar a una persona que se autolesiona:

Si conoces a alguien que se autolesiona, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar: 

1. Habla con la persona: Comienza hablando con la persona sobre cómo se siente y escucha sin juzgar ni criticar. Trata de entender por qué se está autolesionando y cómo se siente al respecto. 

2. Ofrece tu apoyo: Hazle saber que estás allí para ayudar y que te preocupas por su bienestar. Asegúrate de que sepan que no están solos y que hay opciones de tratamiento disponibles. 

3. Pide ayuda profesional: Aconseja a la persona que busque ayuda profesional de un terapeuta o psicólogo capacitado para tratar el problema subyacente que lleva a la autolesión. Ofrece tu ayuda para buscar recursos y ayuda profesional si es necesario. 

4. No ignores el comportamiento: Aunque puede ser difícil, no ignores el comportamiento de autolesión. Asegúrate de que la persona entienda la seriedad del problema y la necesidad de buscar ayuda profesional. 

5. Ayuda a la persona a desarrollar habilidades de afrontamiento: Ayuda a la persona a encontrar alternativas saludables para manejar sus emociones y sentimientos abrumadores. Puedes ofrecer opciones como la meditación, el ejercicio o el arte para ayudar a la persona a manejar su estrés y a encontrar formas de expresarse que no sean dañinas para su cuerpo. 

Es importante recordar que la autolesión es un problema serio y que es posible que necesites ayuda para ayudar a alguien que se autolesiona. Si la persona está en peligro inmediato, llama al número de emergencia local o a un servicio de ayuda en crisis de inmediato.

Lesiones más habituales de las personas que sufren cutting:

Las personas que se autolesionan pueden hacerlo de diferentes maneras y con diferentes objetos, lo que puede dar lugar a diferentes tipos de lesiones. Algunas de las lesiones más comunes incluyen: 

1. Cortes en la piel: El tipo más común de autolesión es cortarse la piel con objetos afilados como cuchillos, tijeras o navajas. Estos cortes pueden variar en profundidad y longitud, y a menudo se hacen en los brazos, piernas o torso. 

2. Quemaduras: Las quemaduras pueden ser otra forma de autolesión, y a menudo se hacen con cigarrillos, cerillas o encendedores. Las quemaduras pueden variar en tamaño y gravedad, desde pequeñas marcas hasta cicatrices permanentes. 

3. Golpes: Algunas personas pueden golpearse a sí mismas como una forma de autolesión. Los golpes pueden ser leves o graves, y a menudo se hacen en la cabeza, el estómago o las extremidades. 

4. Rasguños: Las personas que se autolesionan a veces se rasguñan la piel con las uñas o con objetos afilados como alfileres. Estos rasguños pueden ser leves o graves, y pueden dejar cicatrices permanentes. 

Es importante destacar que todas estas formas de autolesión pueden ser peligrosas y pueden provocar infecciones, cicatrices y otras complicaciones médicas. Si conoces a alguien que se autolesiona, es importante buscar ayuda profesional para tratar el problema subyacente y evitar lesiones graves.

Si mi hija se hace cortes, autolesiona, ¿es conveniente ir al psicólogo?

Sí, si tu hija se autolesiona, es importante buscar ayuda profesional de un psicólogo o un terapeuta capacitado para tratar el problema subyacente. La autolesión puede ser un signo de problemas emocionales subyacentes, como depresión, ansiedad, trastornos de personalidad, abuso sexual o trauma emocional, que necesitan ser abordados. Además, el cutting puede ser peligroso y puede provocar infecciones, cicatrices y otras complicaciones médicas, por lo que es importante buscar ayuda profesional lo antes posible.

El psicólogo o terapeuta puede ayudar a tu hija a comprender por qué se está autolesionando y a desarrollar habilidades de afrontamiento más saludables para manejar sus emociones y sentimientos abrumadores. También pueden trabajar juntos para desarrollar un plan de tratamiento adecuado para las necesidades específicas de tu hija. Recuerda que buscar ayuda no es una señal de debilidad, sino un paso valiente hacia la recuperación y el bienestar emocional.

!

¿Cuántas sesiones de psicología son necesarias para tratar el cutting?

El número de sesiones de psicología necesarias para tratar el cutting varía de una persona a otra y depende de muchos factores, como la gravedad del comportamiento de autolesión, la presencia de otros trastornos de salud mental, la motivación del paciente para el cambio y la respuesta del paciente al tratamiento.

En general, el tratamiento del cutting suele ser un proceso a largo plazo y puede requerir varias sesiones de psicoterapia, que pueden ser semanales o quincenales. Algunas personas pueden necesitar solo unas pocas sesiones para aprender técnicas de afrontamiento adecuadas y superar el comportamiento de autolesión, mientras que otras pueden necesitar un tratamiento más prolongado.

Es importante destacar que el objetivo del tratamiento no es solo detener el comportamiento de autolesión, sino también abordar las causas subyacentes del mismo. Esto puede requerir un trabajo terapéutico más profundo para abordar temas como el abuso emocional o físico, la ansiedad, la depresión, la baja autoestima, entre otros.

Por lo tanto, la duración del tratamiento puede variar y dependerá de la complejidad del caso y de la respuesta del paciente al tratamiento. Lo importante es que la persona afectada reciba la atención y el tratamiento necesarios para superar el comportamiento de autolesión y mejorar su bienestar emocional.

En general, el tratamiento del cutting y otros problemas emocionales puede ser más efectivo cuando se involucra a toda la familia. La familia puede ser un gran apoyo en el proceso de recuperación y puede ayudar al paciente a desarrollar un sistema de apoyo sólido para la recuperación a largo plazo.

Por lo tanto, puede ser recomendable que los familiares participen en algunas de las sesiones de terapia junto con el paciente. En estas sesiones, el terapeuta puede abordar los problemas de comunicación, las dinámicas familiares y las interacciones que pueden estar contribuyendo al comportamiento de autolesión. También puede ayudar a los familiares a desarrollar habilidades para apoyar a su ser querido durante el proceso de recuperación.

Sin embargo, en algunos casos, los pacientes pueden sentir que necesitan un espacio seguro para hablar de sus problemas sin la presencia de sus familiares, y el terapeuta puede respetar esta necesidad y trabajar con el paciente individualmente. Esto dependerá de la situación individual de cada paciente y de la dinámica familiar.

En general, es importante que los familiares estén dispuestos a apoyar al paciente y a aprender cómo pueden ayudar en el proceso de recuperación. En algunos casos, puede ser útil que los familiares también busquen terapia para abordar cualquier problema emocional o de relación que puedan estar contribuyendo al comportamiento de autolesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *